20 julio 2009

SOÑAR ES GRATIS


SI... SOÑAR NO CUESTA NI UN CÉNTIMO...

Hay veces en la vida que vivimos, sin mas. Vamos viviendo, pasando los días sin más... un día te despiertas con la sensación se que se te escapa algo, se te escapa soñar... soñar despierto por esos sueños que una vez te ilusionaron... Y llegado este punto, te planteas aquello que has dejado de hacer o has dejado pasar, sin más... y aqui existen dos caminos, siempre hacia delante, pues hacia atrás no puedes ir en el tiempo, aunque sea lo que todos deseamos alguna vez, es imposible...

Entonces o vuelves a soñar u olvidas tus sueños... si decides olvidarlos, sin más, te estás rindiendo, pero si decides retomar y volver a ilusionarte, entonces no será fácil volver a encontrar el camino, pero nunca es tarde para intentar mejorar y sentirse bien con uno mismo...

Eso es lo que nunca hay que perder, LA ILUSIÓN, volver a sentir interés por muchas cosas, aunque sean pequeñas cosas... es como volver a jugar en la arena y hacer un castillo, mientras lo haces te sientes bien aun a sabiendas de que una ola o un pie inorpotuno, acabará por devolverlo a su estado natural, a un simple montón de arena... pero te queda ese momento, ese rato de diversión y de volver a sentirte niño... Pues eso es la ilusión, por que nunca hay que perder esa chispa, ese impulso que hace que te sientas tan bien.


Y HACER REALIDAD LOS SUEÑOS... NO CUESTA TANTO...

Todo en la vida cuesta, despertarse cada mañana e ir al trabajo, sobrellevar el dia, afrontar los problemas... todo tiene un coste, ya sea fisico, emocional, económico, mental... pero hay muchas cosas en la vida que merecen la pena. Merece la pena sonreir y merece la pena sentirse una persona satisfecha de lo que eres y de lo que haces. Retomar estudios, por ejemplo, intentar superarse cada día y no dejar nada a medias...

Me dijeron algo una vez, y es que en todo en esta vida, había que dar lo máximo de nosotros, que nunca nos podamos reprochar que no lo intentamos al menos y que no pusimos todo nuestro empeño y nuestra capacidad en lograrlo... y si no salía bien, siempre estaríamos más receptivos para aprender y comprender nuestros errores, asumirlos y solventarlos. Esto se puede extrapolar a cualquier ámbito, al laboral, al personal...


Las pequeñas cosas también son importantes y en definitiva, son las que te hacen feliz... la felicidad casi siempre, es la unión de pequeños momentos, de pequeñas cositas que se hacen grandes en el corazón y que te llenan de luz, de vida, de aire...


Hay veces que olvidamos que nuestra existencia es finita, que mañana, podría ser el ultimo día de nuestra vida... Merece la pena intentar con todas nuestras fuerzas, ser feliz y disfrutar cada instante, cada momento... por que cada segundo que pasa, cada instante que se va, nunca vuelve... y desgraciadamente, pasamos la mitad de nuestro tiempo lamentándonos, haciendonos daño, enfadándonos, reprochando... y todo para que? La vida pasa... hay que participar de nuestra vida, vivirla y ser participes de ella, que no nos pase de largo ni un segundo...

No quiero olvidar esto, no quiero dejar de sonreir, dejar de ilusionarme cada dia... y esto, está en cada uno de nosotros... yo me apunto a la vida, a mi vida y no va a pasar ni un segundo ante mis ojos, sin mi.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca es tarde para soñar.

IXABO dijo...

Nunca es tarde para hacer realidad los sueños.

YACOBSSËN dijo...

Visualiza, mira con los ojos de tu interior, experimenta en tu interior lo que realmente deseas, vívelo como si ya lo tuvieras y convertirás en realidad lo que ves en tu interior expresándolo y pintándolo de mil colores en el exterior.

La imaginación de un deseo, comienza con un sueño que se proyecta hacia la mente que activa las energías suficientes para si se saben tocar adecuadamente las teclas convertir una ilusión, en un idea que en el tapiz de la vida se transforma en realidad física.

(Por experiencia propia). Jamas dejo de visualizar y desde que lo hice la vida siempre me sonríe.

Visualicemos pues positivamente para crear nuestro destino.

Un abrazo.