27 septiembre 2009

LLUEVE

Los días de lluvia me ponen tristona... me bajan el ánimo y me empañan el alma...
Días en los que me tumbaría en el sofá, sin pensar, sin casi moverme, solo pasando las horas arropada por mis pensamientos...
Días grises en los que ya aparecen, como en lustros olvidados, los días de calor, de sol y de paseos por la orilla del mar...
Dias sin risas, sin jolgorio aparente, días de introspección, de recogimiento, sin ser invierno, sin haberse consumido aún, los días de otoño... No caen las hojas de los árboles aún, no te abrazas buscando calor humano, aún...
Solo eso, días de lluvia, sin más... que pasan lentos, ralentizados en las manillas del reloj, que no recuerdas, cuando de nuevo aparece el sol...
Gotas que caen cual lágrimas del cielo...
Lágrimas que caen cual gotas de lluvia...

3 comentarios:

Tenacious dijo...

Ni una gota que toque tu cabello,
si veo una nube correré para taparte.

Ni una sola lágrima que roce tu piel, te llevaría mi pañuelo a cualquier rincón del mundo.

No confundas lagrimas con lluvia. pues las gotas de lluvia traen vida y los llantos no.

Recuerda que tienes mucha gente que te quiere y que seguro, te acompañaría en cualquier momento.

Un abrazo fortísimo.

Moonlight y Paula dijo...

Esos días también hay que verlos como horas que pasas debajo de una manta calentita, días que te pones ese pijama de invierno con calcetines de colores.

Días que te pones melancólica y ves todas las películas de Austen o miras fotos de cuando eras pequeñas mientras tomas sorbitos de café con leche.

Después del trabajo, una cafetería, un café (o un martini, quién sabe) un cigarro y una charla con amigos, viendo como caen pequeñas gotas de lluvia en el cristal ... y una ligera sonrisa se dibuja en tu cara por un pensamiento que pasó por tu mente:
- Llevo un paraguas en el bolso, hoy no me mojo.

Sonrie.

IXABO dijo...

Mi bolso está lleno de sonrisas, de momentos, de miles de papeles, de pequeñas cosas... aunque no cabe el paraguas, lo compré grande, que tapase... Las comparaciones no son literales, son solo rastros melancólicos de un momento fugaz... Recuerdos de días sin paraguas, donde la lluvia calaba hasta los huesos, días en los que te arropas mientras piensas en los sueños, en la vida... días en los que simplemente no piensas...

Como decía una "maruja" en el autobús esta mañana: "Yo me estoy quitando de las novelas, por que estaba enganchá..." Pues yo me estoy quitando de la melancolía que me producen las primeras lluvias... Si ella puede, yo puedo!! jejeje
Nota: Se está quitando de las Telenovelas, pero ve Arrayán... ummm eso no es parecido? jejeje
Que no cunda el pánico, que todo pasa... hasta la lluvia...
No llueve eternamente...